Text Size
Domingo, Mayo 24, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

ultimasnoticias

El mayor dolor y el mayor amor

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino? Mirad si hay dolor como mi dolor”, escribe el profeta Jeremías (Jer 1, 12), poniendo en su boca las lamentaciones del pueblo que permanece en el destierro de Babilonia. Estas palabras fueron también profecía. Profecía del dolor inimaginable del Cordero inocente que pagó ese precio para quitar el pecado del mundo. Y también profecía del dolor de su Santísima Madre, que tiene derecho a preguntar al curioso que la mira al pie de la Cruz de su Hijo si hay dolor como su dolor. Con razón ha surgido desde el corazón de la Iglesia aquella oración del Stabat Mater: “Estaba la Madre dolorosa, junto a la cruz llorosa, en que pendía su Hijo….” No hay, efectivamente, dolor como su dolor, Ni como el dolor de Jesús ni como el dolor de María. Y por el mismo motivo que esa medida fue colmada, también podemos decir que no hay amor como su amor. El amor que lleva al mayor dolor.

Pero a ese “amor crucificado” le esperaba la última tentación. Justo cuando ya estaba agotado y sin fuerzas, triturado por la tortura, casi desangrado, el demonio saltó sobre Él para librar la última batalla, la definitiva. Todo, absolutamente todo, se jugaba en aquel instante. Y todo pareció indicar que el enemigo iba a vencer. De la boca de Jesús, de aquel Dios hecho hombre, salió algo que, aunque era sólo una pregunta, parecía una queja: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. Estaba, efectivamente, abandonado, a los ojos de los hombres e incluso a sus propios ojos humanos. Ya sólo le faltaba, después de preguntar, dar el paso a la negación del amor de Dios, al reproche, a la blasfemia. ¡Qué victoria para el demonio! ¡Dios negando a Dios! ¡La Santísima Trinidad hecha pedazos! Se relamía de gusto esperando el momento, del cual ya sólo le separaba un instante.

Y entonces Él cruzó su mirada con la de Ella, que no separaba ni un instante sus ojos de Él. Acababa de confiarla a la protección de Juan, su nuevo hijo, y se había desprendido así de lo que le quedaba. Pero Ella aún seguía allí, intuyendo quizá que la batalla definitiva no se había librado todavía. Él le miró y leyó en los ojos de la Madre dolorosa, de la Inmaculada, sólo una palabra, la misma que le había permitido nacer: Fiat. Sí, esa palabra, sólo esa palabra. Fiat, me fío. No entiendo, pero me fío. Dudo, pero me fío. Experimento a Dios como el alejado, el indiferente, el que me ignora, el que no me escucha, el que no me ama, pero me fío. Fue Ella, porque sólo podía ser Ella y porque para eso había nacido y había sido preservada del pecado, la que en ese momento sublime pisó la cabeza de la serpiente. Fue Ella, la Madre dolorosa, la que le dijo con los ojos y con la oración silenciosa que salía de sus labios: Yo me fío. Yo creo. Yo adoro. Yo me abandono. Y gracias a eso, Él, el Todopoderoso reducido al culmen de la impotencia, dijo su última palabra en el trono de la Cruz: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Su Fiat, el Fiat de Jesús, nos abrió las puertas del cielo; unas puertas que tenían dos cerraduras, una, la grande, la abría la llave de Cristo y la otra, la pequeña, la de María.

Vosotros que pasáis por el camino, no miréis sólo mi dolor. Mirad mi amor. Mirad el acto supremo de abandono en Dios, de confianza en Él. El que hizo mi Hijo y el que, humildemente, hizo esta esclava del Señor. Vosotros, los curiosos espectadores de la vida, miraos después a vosotros mismos. ¿Acaso vuestro dolor es mayor que mi dolor? Y por eso, porque no lo es, apoyaos en mí, como hizo mi Hijo, para decir, en la hora de vuestro mayor dolor: Fiat, me fío, confío. Jesús, me fío de ti. Y ante este acto de fe, huirá el enemigo. Con esta llave abriréis la pequeña cerradura que os abre las puertas del cielo, porque la cerradura grande ya la abrió Cristo con la llave de su sangre derramada. San Agustín decía: “Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti”. Tu “Fiat”, tu confianza en Él pase lo que pase, seguido por las buenas obras que Él obra a través tuyo con tu colaboración, hará brotar en ti la carne sana, producirán el milagro de la Pascua, el don de la resurrección.

articulos
Prev Next

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...

¡Es la Teología, estúpìdos!

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Varios amigos lamentan la cobardía de algún obispacho (contracción de «obispo(...)

Leer más...

Una Semana Santa diferente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana han sido dos las noticias más destacadas relacionadas con la(...)

Leer más...

La Pascua del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Lo que más deseo afra es celebrar una misa”,(...)

Leer más...

La Semana Santa del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Cuando en Roma todavía era de noche, hoy martes 7 de abril el tribunal supremo de Australia(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4