Text Size
Lunes, Mayo 25, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

ultimasnoticias

Raíces, flores y frutos del mal

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Al leer y releer el ensayo de 19 páginas del Papa Benedicto XVI sobre las causas de la pederastia en el clero, he pensado en el famoso libro de poemas de Baudelaire, “Las flores del mal”. Con su análisis, el Papa emérito ha hecho una radiografía, efectuada con la precisión de un rayo láser, no sólo de las flores, sino también de las raíces y de los frutos.

Las críticas contra él no han tardado en desatarse, señal de que ha acertado. Dicen que no debería hablar por ser un Papa emérito, pero esos mismos elogiaban al cardenal Martini, al cardenal Dannels o al cardenal Kasper cuando, aun siendo eméritos, hablaban contra los criterios de los Papas gobernantes y de qué manera lo hacían. Son los mismos, o sus herederos intelectuales, que prohibían que los libros del teólogo Ratzinger se estudiaran en los seminarios -como el Papa confiesa en su artículo-. Son diosecillos encumbrados a base de intrigas y adulaciones en puestos de poder, desde los que ejercen su tiranía, que merecerían ser llamados miserables sino fuera porque son patéticos. Benedicto XVI es mucho más grande que todos ellos juntos y una palabra suya da la vuelta al mundo y lo conmociona, mientras que todos sus gritos (que parecen más de locas que de locos) se pierden en la nada.

Benedicto, que mantiene en pleno uso su sabiduría, empieza por analizar las raíces, los orígenes, del problema. Y éste está en la torticera aplicación del Concilio Vaticano II, según lo que se llamó y se sigue llamando el “espíritu del Concilio”. Un espíritu que no tenía mucho que ver con la letra y que era una clara aplicación de los textos conciliares en ruptura con la Palabra de Dios y con la Tradición de la Iglesia. Allí empezó todo, en esos años de aplicación del Vaticano II que en muchos casos y en demasiadas cosas se hizo de una manera equivocada. El Papa emérito señala tres: la debacle de la Teología Moral, que dejó de estar sujeta a la objetividad del bien y del mal para convertirse en moral de situación, en la cual el fin justifica los medios; el descontrol en muchos seminarios, con la aparición en algunos de ellos de auténticas mafias gay, que luego se extendieron y dieron lugar al lobby que tanto daño ha hecho; el nombramiento de obispos, que tenían que ser elegidos entre sacerdotes “conciliares”, entendiendo por tal a aquellos que estaban imbuidos del “espíritu del Concilio” y que, por lo tanto, promulgaban una ruptura con la Tradición y favorecían o al menos toleraban comportamientos claramente pecaminosos. En esa época, sigue diciendo Benedicto, se produjo en la sociedad la revolución sexual del 68, que llegó incluso a considerar buena la pederastia, y que se infiltró en la Iglesia, favorecida por el gobierno de obispos modernistas y de teólogos que bendecían todo lo que procedía del mundo, fuera lo que fuera.

Pero si esas eran las raíces, las flores del mal se presentaban llenas de atractivo. Se hablaba de libertad, de autorealización, del fin de las represiones oscurantistas medievales, de la importancia de las actitudes más que de los actos. ¡Qué bonito es el amor! ¡Los pajaritos, las flores, el festival hippie de la isla de Wight, la droga, el sexo libre y revuelto! Y todo eso, que se presentaba como maravilloso y sin consecuencias, y que se practicaba fuera de la Iglesia, también empezó a practicarse dentro. No siempre, ni mucho menos, con violencia o con menores. La mayoría respetaba las líneas rojas, pero algunos no podían controlarse y las cruzaban, porque si la libertad era la nueva diosa y ya no había objetividad moral, ¿por qué no iban a hacer lo que les pidiera el cuerpo?

Pero vinieron las consecuencias, llegaron los frutos. Y se cumplió lo que dijo el profeta Jeremías. Ya no eran los padres los que comían las uvas agraces y los hijos padecían la dentera, sino que sufrían las consecuencias los mismos que habían cometido los pecados. Porque resultó que, además de ser pecados e incluso delitos, la legislación cambió y permitió denuncias de hechos ocurridos muchos años atrás, con lo cual los que se consideraban a salvo se vieron enfrentados con sus actos y los menores de los que abusaron les pusieron la cara colorada, además de sacarles su dinero. Pero no sólo fueron esos los frutos del mal. El Papa Benedicto habla de otros frutos y de otros abusos. Recuerda que cuando los Evangelios hablan de la maldición que caerá sobre los que escandalicen a “uno de estos pequeños”, no se está refiriendo sólo a los niños -en el sentido de abusar físicamente de ellos-, sino a los que son sencillos de corazón aunque sean personas adultas, y que ese abuso consiste en enseñarles como doctrina verdadera lo que son burdas herejías; abusando de la ignorancia y buena fe del pueblo fiel, muchos sacerdotes -incluso diría muchísimos- han enseñado doctrinas no católicas, que la gente ha bebido como si fuera el buen vino del Evangelio, cuando en realidad era una pócima envenenada. El daño ha sido inmenso y en muchos casos es irreparable. Estos pederastas intelectuales no están siendo juzgados ni en los tribunales civiles ni en los eclesiásticos, pero son auténticos criminales que tendrán que hacer frente al juicio de Dios, aunque ellos haga mucho tiempo que han dejado de creer no sólo en el juicio sino también en Dios.

Este veneno introducido en las venas de la Iglesia ha provocado la apostasía masiva de los fieles, la caída brutal de las vocaciones, el desapego hacia la propia Iglesia y se ha coronado, como el plato principal del festín del mal, con la destrucción de la Eucaristía, tanto en el aspecto celebrativo -ha pasado a ser una asamblea en la que no se respetan las normas litúrgicas, en aras de la libertad creativa del sacerdote o de los fieles- como en el acceso a la Sagrada Comunión, considerado -como denuncia el Papa Benedicto- como un mero gesto ceremonial y de cortesía.

Sin embargo, el Papa emérito no se limita a diseccionar la realidad y a delatar los orígenes que han provocado esta catástrofe. Va más allá y anuncia el camino de futuro. Ese camino pasa por volver a Dios, por ponerle en el primer lugar de la vida, por vivir en pequeñas comunidades unidas y coherentes, por estar dispuestos incluso al martirio antes que traicionar a Jesucristo. Esta Iglesia de los sesenta, contaminada por el mundo y a la vez contaminadora de los suyos, que dejó de ser la luz y la levadura para abrir de par en par las puertas al humo del infierno, está acabada. Los que insultan al Papa Benedicto o a los que pensamos como él, pueden hacer todavía mucho daño, pero son zombis, cadáveres aún vivientes, pero cadáveres al fin. La Iglesia de siempre, no la otra Iglesia esclava del mundo que ellos promueven, la Iglesia de los santos, está viva aunque esté sufriendo por todo lo que está pasando, y sigue dando frutos. Cuando llegue la hora, aparecerá brillante para ser de nuevo la luz del mundo. Mientras tanto, perseveremos en la persecución y recemos para que esa hora llegue pronto. Y no olvidemos las palabras de San Lucas: “Cuando estas cosas empiezan a suceder, levantaos, alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación”. El mensaje del Papa Benedicto indica que esa hora está próxima.

articulos
Prev Next

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...

¡Es la Teología, estúpìdos!

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Varios amigos lamentan la cobardía de algún obispacho (contracción de «obispo(...)

Leer más...

Una Semana Santa diferente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana han sido dos las noticias más destacadas relacionadas con la(...)

Leer más...

La Pascua del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Lo que más deseo afra es celebrar una misa”,(...)

Leer más...

La Semana Santa del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Cuando en Roma todavía era de noche, hoy martes 7 de abril el tribunal supremo de Australia(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...

Coronavirus y vida eterna

Autor:Christian VIÑA, sacerdote

Dios, Nuestro Señor, nuestro Único Señor, en su admirable Providencia, nos está regalando,(...)

Leer más...

Coronavirus y clericalismo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

La Conferencia Episcopal alemana ha celebrado esta semana su asamblea plenaria, en la que ha salido elegido, como era previsible, un obispo(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4