Text Size
Lunes, Septiembre 25, 2017
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

ultimasnoticias

La gran aportación del cristianismo a la Filosofía griega

Autor: Manuel OCAMPO, filósofo

Entre las aportaciones más importantes que el cristianismo ha hecho a la Filosofía, está la identificación de Dios como el Ser Absoluto. Esa aportación no fue cualquier cosa, sino que trajo como consecuencia importantes ajustes en la visión del universo, porque bajo la perspectiva cristiana, en sentido estricto, sólo Dios es, puesto que todos los demás entes están sujetos al devenir.

En el cristianismo, todos los entes que no son Dios no son perfectos e inmutables como lo es el Ser. De hecho, siguiendo a Aristóteles, el cristianismo sostiene que todo movimiento implica el ser e implica el no ser plenamente. Cambiar es adquirir o perder ser. Basta recordar que Aristóteles definió el movimiento como acto de lo que está en potencia en tanto que está en potencia. La potencialidad aristotélica va actualizándose progresivamente de suerte que manifiesta cierta falta de actualidad que va adquiriendo. Sin embargo, hay que observar que Aristóteles concebía un mundo eterno que dura fuera de Dios y sin Dios, y a esto la Filosofía cristiana aportó la distinción entre la esencia y el acto de ser que revolucionó el pensamiento aristotélico al afirmar que fuera de Dios, todo lo que es, podría no ser lo que es, o incluso podría simplemente no ser.[1] La contingencia del mundo es una novedad metafísica que proviene del cristianismo. Si Dios es el Ser: “Yo soy” tal y como lo presenta el Éxodo, todos los demás entes que no son Dios sólo pueden recibir su ser de Él.

El Demiurgo del Timeo de Platón está muy cerca del Dios cristiano en cuanto su actividad esboza la obra creadora. Pero ese Demiurgo da todo al universo excepto el ser mismo. Por su parte, en lo que se refiere al Primer Motor inmóvil de Aristóteles, es en cierto modo la causa de todo lo que es. Sin embargo, la noción de creador no aparece en su doctrina. La doctrina platónica y aristotélica del origen del mundo explican por qué el universo es lo que es, pero nunca explican por qué es el universo.[2] Tanto Platón como Aristóteles permanecen completamente ajenos a la noción de creación.[3] Y es que lo que faltó a los griegos es saber que Dios es el Ser y que sólo en Él la esencia y el acto de ser se identifican. Por eso no pudieron deducir la necesidad de la creación o de la participación del ser.

La primera línea del génesis cambió el rumbo de la historia de la Filosofía, al poner los reflectores en una verdad que era fácilmente deducible de los principios de la misma Filosofía griega pero que la Filosofía griega no alcanzó. De hecho les faltó poco porque podemos ver cómo Platón pone lo uno en el origen de lo múltiple y Aristóteles pone lo necesario en el origen de lo contingente.[4] Definitivamente los griegos se quedaron en el orden de la inteligibilidad y del devenir y no alcanzaron el orden del ser y de la existencia aun cuando sus principios eran suficientes para hacerlo.[5]

Lo que produjo un cambio radical en la concepción del universo fue el darse cuenta de la creación y todas sus implicaciones metafísicas. Porque la creación implica la conservación de ese mundo por un Ser que no sólo lo conoce, sino que lo ama y lo mantiene cada instante en el ser. Los griegos no alcanzaron la inteligibilidad reflejada en este texto de san Agustín: “He dicho a todas las cosas que rodean en mis sentidos: habladme de mi Dios, vosotras que no lo sois, decidme algo de Él. Y todas gritaban con voz fuerte: ¡Él es quien nos ha hecho! Para interrogarlas, las miro y no tengo más que verlas para comprender su respuesta”.[6] Por eso en la medida que los filósofos se unían a San Pablo se apartaban de la filosofía griega. Porque en el cristianismo, la causa eficiente es causa creadora. “Todo lo que es, en un sentido cualquiera, debe necesariamente su ser a Dios. De un modo general, en efecto, para todo lo que depende de un orden, se comprueba que lo que es primero y perfecto en un orden cualquiera es causa de lo que es posterior en el mismo orden. Por ejemplo: el fuego, que es el más caliente de los cuerpos, es causa del calor de los demás cuerpos calientes, pues lo imperfecto extrae siempre su origen de lo perfecto, como la simiente viene de los animales o de las plantas. Ahora bien: hemos demostrado precedentemente que Dios es el ser primero y absolutamente perfecto; debe ser, pues necesariamente, la causa que hace ser todo lo que es.”[7] La acción creadora excluye la posibilidad de toda materia preexistente. Todo, incluso la materia, depende del acto creador.

Mientras el Dios cristiano es un Dios que ama, el dios de Aristóteles es un Dios que se deja amar. En Aristóteles el amor que el cielo y los astros le tienen a Dios es el que los mueve. Mientras que el amor que mueve en Santo Tomás es el amor que Dios le tiene al mundo.

En Aristóteles el Primer Motor, los motores intermedios, el movimiento y los entes están ya dados. El Primer Motor no es causa del movimiento. En cambio en la Filosofía cristiana ese Primer Motor de Aristóteles que Santo Tomás llama Dios es causa de todos los movimientos y de la existencia de todos los entes del universo.[8] Dios es el creador del movimiento mismo. A diferencia de Aristóteles, Santo Tomás implica la idea de creación al movimiento dando otro sentido a la Filosofía griega que jamás tuvo.

Pero, además, en lo que se refiere a la causa eficiente, la Filosofía griega no sale del orden del devenir. Aristóteles subordina a la primera causa, muchas causas segundas inmóviles como por la primera. En cambio, en Santo Tomás cuando prueba la existencia de Dios por la causa eficiente considera nuevamente la creación. La causa eficiente produce el ser por medio de sus efectos de donde se sigue que Dios es la causa eficiente de todo lo que no es Él.[9] En Santo Tomás, causa eficiente es causa creadora y, por eso, cuando se refiere a una primera causa eficiente, no puede ser otra que Dios. Santo Tomás sigue a Aristóteles, pero entiende la eficiencia de una manera muy distinta y por eso se separa por mucho de lo que propone Aristóteles.

Aunque los filósofos cristianos repitan lo que dice Aristóteles, se mueven en otro plano muy distinto porque para los griegos Dios no trasciende la serie de seres animados. El cristianismo trasciende el orden físico de Aristóteles para llegar al metafísico. Alcanza lo más profundo de los principios aristotélicos elevando el pensamiento de Aristóteles a Dios que ha revelado a los filósofos la naturaleza del objeto propio de la Metafísica. El universo griego difiere del cristiano en cuanto no pasa de alcanzar un dios que puede ser causa de todo, mientras el Dios cristiano es la causa de la existencia misma del ser. En el cristianismo no se trata de un universo informado o eternamente movido, sino de un universo que inicia con un acto creador; un universo contingente en el orden del ser más que de la inteligibilidad o del devenir. Por eso el Dios cristiano es un Dios trascendente, providente, que crea el ser del orden junto con el ser de las cosas ordenadas. El Dios cristiano no se limita a una finalidad que ordena de manera inmanente a los seres.

Los griegos, aunque lograron niveles grandiosos de especulación, no alcanzaron las conclusiones puramente racionales que podían extraerse de sus principios. Aunque esas conclusiones estaban incluidas en sus principios, no vieron todas las consecuencias que implicaban. Y la causa es porque no sobrepasaron el plano de la inteligibilidad para llegar al plano del ser. Como vemos, es muy importante ser conscientes de que los progresos de la Metafísica griega se dieron bajo el impulso de la revelación cristiana. Hay que comprender que el pensamiento cristiano fue el que condujo al pensamiento griego a la perfección, porque verificó la veracidad del pensamiento griego y la elevó a un plano mucho más alto. Esto es muy importante porque resulta muy destructivo para la Filosofía, pretender retornar a los griegos prescindiendo del cristianismo como si el cristianismo no hubiera aportado nada.

articulos
Prev Next

El brazo armado del Papa en el relato de…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El domingo 24 de septiembre, pasadas las doce de mediodía, la sala de prensa de la Santa(...)

Leer más...

Por qué lucho contra la eutanasia en los…

Autor: René STOCKMAN, superior general de los Hermanos de la Caridad

En el año 2002 Bélgica legalizó la eutanasia en nombre de la «dignidad» de(...)

Leer más...

Iglesias paralelas en Latinoamérica

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los obispos de Bolivia han estado en el Vaticano en visita “ad limina”, que es una especie de rendimiento de cuentas amigable que los obispos(...)

Leer más...

Nueva carta al Papa pidiendo cambios en …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

"Santo Padre, Con profunda aflicción, pero impulsados por la fidelidad a Nuestro Señor Jesucristo, por el amor(...)

Leer más...

Muchos saludos a Wojtyla y Caffarra

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El terremoto que cambió la cara a la Pontificia Academia para la(...)

Leer más...

Detractores del cardenal Sarah piden su …

Autor: Matthew SCHMITZ, periodista

Una creciente multitud quiere la cabeza del cardenal Sarah en una bandeja. Abra cualquier periódico católico y encontrará a menudo una(...)

Leer más...

Los niños y la ideología de género

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

De acuerdo con los últimos Papas, tengo muy claro que la ideología de género podrá ser todo lo políticamente correcta que(...)

Leer más...

La tercera oleada LGTBI

Autor: Josep MIRÓ I ARDÈVOL, político

La perspectiva de género LGTBI es una ideología concretada en un proyecto político dirigido a modificar la cultura y transformar las(...)

Leer más...

Una paz basada en la justicia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Papa está en Colombia y, en el momento en que escribo, aún le faltan algunas de las etapas más delicadas de su viaje, como(...)

Leer más...

Caffarra, una presencia imponente y humi…

Autor: Luigi NEGRI, arzobispo emérito de Ferrara

El cardenal Carlo Caffarra ha sido en la vida de la Iglesia italiana, y por consiguiente en mi(...)

Leer más...

Testimonio de un matrimonio católico

Autor: Mario HÜBNER, doctor

Lo que caracterizó la vida de mis padres Mario Hübner Lehrer, austro polaco, oficialmente polaco y ciudadano legal uruguayo y de mi madre María de las Hermitas Varela López(...)

Leer más...

"Amoris laetitia", una victoria pírrica …

Autor: Francisco José DELGADO, sacerdote

Les prometo que estoy harto de escribir sobre Amoris Laetitia. Para mí la cosa está clarísima(...)

Leer más...

La "donna angelicata"

Autor: Enrique GARCÍA-MAÍQUEZ, escritor

Se escucha de vez en cuando la tesis de que el islam, cuando rechace del todo la violencia, hará mucho bien(...)

Leer más...

El Papa en Myanmar. El rostro violento d…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

El  lunes 28 de agosto la sala de prensa vaticana ha anunciado oficialmente el viaje que el(...)

Leer más...

Volver a la pedagogía de Cristo

Autor: Francisco Javier GARCÍA, catedrático de Química

Por lo que cuentan los evangelios, Jesucristo empleó varios métodos de comunicación, en el trato cercano el diálogo, con los expertos la(...)

Leer más...

Legisladores que han votado por el abort…

Autor: Francisco Javier STEGMEIER, obispo de Villarica, Chile

Hermanas y hermanos en Jesucristo:

Leer más...

Cómo los católicos pueden recibir a los …

Autor: Robert SARAH, cardenal prefecto de la Congregación para el Culto

La Iglesia Católica ha sido criticada por muchos, incluyendo algunos(...)

Leer más...

Conjuras y cortinas de humo

Autor: Santiago MARTÍN , sacerdote

Esta semana han sido varios los comentaristas que han escrito sobre una supuesta conjura vaticana para crear las condiciones que condujeran al Papa a(...)

Leer más...

Formas retorcidas de miedo

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Resulta, en verdad, paradójico que el lema elegido para responder a los atentados yihadistas recientes haya sido No tenemos(...)

Leer más...

Santiago Martín, sacerdote

Autor: Ramón PÉREZ-MAURA, adjunto al director de ABC

ADVERTENCIA previa: todo lo que aquí diga puede estar influido por el hecho de que escribo sobre(...)

Leer más...

Don Santiago

Autor: Alfonso USSIA, periodista

El señor Arzobispo no le ha gustado lo que ha dicho su cura. El señor Arzobispo está instalado, quizá por obligación, en el cómodo edificio(...)

Leer más...

El hambre, dramática preocupación. Miran…

Autor: Fernando CHICA, monseñor observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El pasado 3 de julio, en Roma, el director general de la FAO, el profesor José(...)

Leer más...

Homilía del cardenal Sarah en La Vendée

Autor: Robert SARAH, prefecto de la Congregación para el Culto Divino

El domingo  XIX del tiempo ordinario, el cardenal Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, celebró la Santa Misa en la catedral de La(...)

Leer más...

Maritain nos explica quién fue Lutero

Autor: Jorge SOLEY, economista

Se acerca la conmemoración, en 2017, de los 500 años del inicio de la Reforma protestante (el(...)

Leer más...

La abolición del sentido común

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Uno de los rasgos más estremecedores de nuestra época es la abolición del sentido común. Aquella fábula del rey(...)

Leer más...

La batalla de la eutanasia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Estoy convencido de que la mayoría de los que hablan a favor de “Amoris Laetitia” no han leído la exhortación apostólica del Papa Francisco. Lo(...)

Leer más...

Iglesia católica en Alemania, rica y dra…

Autor: Cristoph WIMMER, periodista

Hay una paradoja en el corazón del catolicismo alemán hoy en día. Por un lado, las cifras oficiales muestran una Leer más...

El futuro de Venezuela

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Ante la tragedia que está teniendo lugar en Venezuela, con el dictador comunista Maduro decidido a convertir a su país en una cárcel y a(...)

Leer más...

Iglesias del Este, una espina en el cost…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Europa oriental es una espina al costado del pontificado de Francisco y son numerosos y varios los(...)

Leer más...

La nueva Iglesia de Karl Rahner, el teól…

Autor: Silvio BRACHETTA, teólogo

El cardenal Giuseppe Siri había resumido en la «concepción de lo sobrenatural no-gratuito» el núcleo del error teológico de Karl Rahner.(...)

Leer más...

Los avales de la "nueva reforma"

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Cuando el cardenal Wojtyla fue elegido Papa en 1978, no sólo llegaba al pontificado una persona concreta, de alto valor intelectual y moral, sino que(...)

Leer más...

La historia de los mártires de Tyburn en…

Autor: Jorge SOLEY, economista

En pleno centro de Londres, junto a la esquina noreste de Hyde Park y a escasos pasos(...)

Leer más...

Martín Lutero: Mitos y realidades

Autora: María Elvira ROCA, filóloga

Dice la leyenda que el 31 de octubre de 1517 el monje agustino Martín Lutero (1483-1546),(...)

Leer más...

Suicidio

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Escribió Albert Camus que «no hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio». Lo hizo al comienzo(...)

Leer más...

La vida vence en Chile

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

El Congreso chileno ha rechazado la ley del aborto propuesta por la socialista Bachelet que se quiere despedir de su penoso mandato, salpicado de escándalos(...)

Leer más...

Ocho mentiras sobre Dios

Autor: Diego LÓPEZ, periodista

Teniendo en cuenta la complejidad de la teología católica acerca de la naturaleza de Dios, la siguiente lista, apoyada en las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia,(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4