Text Size
Martes, Junio 19, 2018
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

ultimasnoticias

Iglesia y homosexualidad

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El tener una orientación homosexual no significa que el sujeto quiera ejercer una actividad homosexual. Inclinación y comportamientos están relacionados, pero no se identifican ni se implican incondicionalmente.

La celebración en Madrid estos días de las Jornadas del Orgullo Gay nos lleva a preguntarnos sobre cuál es la relación entre Iglesia Católica y Homosexualidad.

Todos los seres humanos, y por tanto también los homosexuales, poseen una dignidad intrínseca que les es connatural, y que es la raíz y fuente de sus derechos. Estos derechos, que no debemos al Estado ni a los poderes públicos, sino a nuestra propia naturaleza humana y a Dios Creador, son inviolables e inalienables, en cuanto inherentes a nuestra naturaleza y además nadie puede quitárnoslos legítimamente, como afirma repetidamente el Magisterio de la Iglesia,

Está claro que la gran mayoría de los hombres siente atracción sexual por las mujeres y lo mismo las mujeres por los hombres. Para muchos, éste es el orden natural de las cosas. Sin embargo, una minoría de varones y de mujeres sólo sienten atracción por personas de su propio sexo, o, en grado variable, de ambos sexos. Hay ciertamente una minoría de adultos para la cual la atracción sexual hacia personas del mismo sexo es un factor configurador decisivo de su vida sexual. Todos conocemos a personas de las que no sospechamos en modo alguno su homosexualidad.

Ante todo, recalquemos que el hecho de ser homosexual no pertenece al orden moral. Las tendencias en cuanto tales no son objeto de valoración moral. No es ni una «falta», ni un «pecado», ni un «vicio»: es un hecho. El sujeto que tiene tendencias homosexuales no ha escogido tenerlas, y sería injusto reprochárselas. Hay ciertamente que distinguir entre tendencia y conducta, entre sentimientos y actos. Además, el tener una orientación homosexual no significa que el sujeto quiera ejercer una actividad homosexual. Inclinación y comportamientos están relacionados, pero no se identifican ni se implican incondicionalmente.

Por ello la condición homosexual no es en sí pecaminosa, aunque «constituye, sin embargo, una tendencia más o menos fuerte, una tendencia hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral. Por este motivo, la inclinación misma debe ser considerada como objetivamente desordenada» (C. para la Doctrina de la Fe, «Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales» nº 3, Roma 1-X-1986). La inclinación homosexual no es algo que la persona escoge, pero toda persona tiene la opción de qué hacer con respecto a tal inclinación. Pero es sólo en el momento en que expresa su inclinación en un acto sexual, es decir en un comportamiento, cuando se convierte en sujeto de juicio moral. El homosexual, al igual que el heterosexual, tiene el deber de controlar su vida y actos sexuales, y de hecho muchos así lo hacen. Pensar que es incapaz de ello, es negar que sea una persona libre. Es decir, nadie es responsable de las tendencias que encuentra en él, pero sí del uso libre de estas tendencias.

Sobre el acto en sí «apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados» (CEC, 2333) y «gravemente contrarios a la castidad» (CEC, 2396). El motivo es que estos actos «son contrarios a la Ley Natural, porque cierran el acto sexual al don de la vida y no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual» (CEC. 2357). Pero también la Iglesia considera deficientes, pecaminosas y contrarias a la virtud de la castidad las relaciones sexuales genitales entre personas heterosexuales fuera del matrimonio.

Tanto el Antiguo y Nuevo Testamento designan los actos homosexuales con coherente continuidad como graves desviaciones del plan de Dios sobre el hombre. San Pablo considera los actos homosexuales como perversiones del orden natural instituido por Dios en la existencia humana y de ellos afirma que es uno de los castigos que muestran la perversidad de la idolatría (Rom 1,24-28). El apóstol condena la sodomía masculina y femenina como contra natura y afirma que los sodomitas serán excluidos del reino de Dios (1 Cor 6,9).

Ahora bien el homosexual debe recordar que absolutamente todos los hombres, y por tanto también él, somos queridos por Dios y llamados por Él a realizar una vocación que consiste en el pleno desarrollo de nuestra dignidad humana.

Pero hemos de tener cuidado con no falsificar la doctrina de la Iglesia: «Una de las dimensiones esenciales de una auténtica atención pastoral es la identificación de las causas que han creado confusión en relación con la enseñanza de la Iglesia. Entre ellas se señala una nueva exégesis de la sagrada Escritura, según la cual la Biblia o no tendría cosa alguna que decir sobre el problema de la homosexualidad, o incluso le daría de algún modo una tácita aprobación, o en fin, ofrecería unas prescripciones morales tan condicionadas cultural e históricamente que ya no podrían ser aplicadas a la vida contemporánea. Tales opiniones, gravemente erróneas y desorientadoras, requieren por consiguiente, una especial vigilancia» (C. para la Doctrina de fe, «Carta a los Obispos…» nº 3).

articulos
Prev Next

Mártires o cómplices

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La aprobación en el Congreso de Argentina de una ley que hace prácticamente libre e ilimitado el aborto -se podrá abortar hasta los(...)

Leer más...

Hacia una conversión ecológica

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

En la homilía de la misa inaugural de su pontificado, en abril de 2005, el(...)

Leer más...

El gnosticismo hoy

Autor: Thomas G. WEYNANDI, teólogo y sacerdote capuchino

Hoy se discute(...)

Leer más...

Tensión en Alemania

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Lo que ha ocurrido esta semana en la Iglesia no es un asunto menor. Al contrario. La cosa empezó con la publicación de(...)

Leer más...

La Iglesia en la España de ahora

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

La semana pasada entramos en una nueva etapa de nuestra historia española. Conforme a lo democráticamente(...)

Leer más...

Los océanos como don y como tarea

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Cada 8 de junio, desde el año 2009, por resolución de la Asamblea General de(...)

Leer más...

Adiós, España "católica", en una Europa …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la última poderosa encuesta del Pew(...)

Leer más...

"No es no", para siempre

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Está de moda, dentro de la campaña contra las agresiones sexuales que sufren las mujeres, la frase “No es no”. Con ella se(...)

Leer más...

5 herejías que debes conocer y poder exp…

Autor: Pato ACEVEDO, abogado

¿Sabías que Jesús de Nazaret no dejó nada por escrito? Claro que sí, eso lo(...)

Leer más...

1968. Los métodos de captación marxista …

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

Los años 60 y 70 fueron una época extraordinariamente difícil para la Iglesia en todo(...)

Leer más...

Justin Trudeau y la dictadura del relati…

Autor: George WEIGEL, escritor

Probablemente usted nunca ha oído hablar de la Leer más...

Respuesta al desafío

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La semana pasada, dediqué este comentario a la actualidad de la Iglesia al desafío público que algunos obispos alemanes le habían hecho al(...)

Leer más...

Yemen: Una mirada de dolor

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Los datos proporcionados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) indican que en torno a(...)

Leer más...

Misterios vaticanos. El amotinamiento (¿…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Los tropiezos, los silencios, las incoherencias de(...)

Leer más...

Eutanasia y suicidio asistido

Autor: José Ignacio MUNILLA, obispo de San Sebastián

Llama la atención la falta de debate(...)

Leer más...

Pentecostés, fiesta de la diversidad y d…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Todos recordamos que en el día de Pentecostés el Espíritu Santo irrumpió sobre los creyentes,(...)

Leer más...

Catarsis en Chile

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

La llamativa decisión de los obispos chilenos de poner sus cargos a disposición del Papa, responde a la no menos llamativa decisión del(...)

Leer más...

El Papa, desafiado

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Esta semana ha estado marcada por la reunión, en Roma, del Papa con todos los obispos de Chile. En este momento, aún no(...)

Leer más...

El PSOE y la eutanasia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El Partido Socialista ha presentado recientemente una proposición de ley, que(...)

Leer más...

El Papa apaga fuegos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Los teóricamente amigos del Papa, siguen dando qué hablar y le siguen dando problemas al Santo Padre. Problemas que luego él tiene que(...)

Leer más...

Alerta máxima en la Iglesia. Pero Franci…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Atención. La confrontación que ha estallado en Alemania en favor o en contra de la comunión a los cónyuges(...)

Leer más...

La bolsa y la vida

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación(...)

Leer más...

Una pequeña luz en Corea, pero malas not…

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Las novedades políticas concernientes a las dos(...)

Leer más...

Los problemas que dan los amigos

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Al Santo Padre le llueven los problemas. Si quisiéramos aplicar una vieja broma diríamos que ha puesto un circo y le crecen hasta(...)

Leer más...

Elogio de los auténticos evangelizadores

Autor: Charles CHAPUT, arzobispo de Philadelphia

En 2002, el cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto de la Congregación para la(...)

Leer más...

Los bosques y los árboles

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que, a partir del 2013, cada 21(...)

Leer más...

La pornografía degenera y destruye a la…

Autor: Francisco PÉREZ, arzobispo de Pamplona-Tudela

Tal vez ante las ofer­tas tan di­ver­sas y tan(...)

Leer más...

¿Es posible el cambio de homosexual a he…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En un artículo anterior, publicado con el título Las Leyes LGTBI y(...)

Leer más...

La madre tierra y la Virgen, Madre de la…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

La celebración del Día de la madre tierra tiene lugar el día 22 de abril(...)

Leer más...

Soy un fanático

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Soy un fanático. Y, lo mismo que yo, lo es el(...)

Leer más...

La Luz de Jesús y la luz masónica

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

En el evangelio de san Juan encontramos estos textos sobre Jesús(...)

Leer más...

La "Humanae vitae" provocó una gran rebe…

Autor: Javier NAVASCUÉS, periodista

En julio de este año 2018 se cumplirá el cincuenta aniversario de la promulgación de(...)

Leer más...

La política de la vuelta de tuerca

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Hace unas semanas dediqué este comentario a exponer mi impresión de(...)

Leer más...

Masonería, política e ideología de géner…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

La masonería es ciertamente muy anterior a la ideología de género, pero está relacionada con ella y está contribuyendo(...)

Leer más...

¿Fin del catolicismo romano?

Autor: Roberto PERTICI, teólogo

1. En este punto del pontificado de Francisco creo que se(...)

Leer más...

Una santidad caritativa y humilde

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

“Gaudete et exsultate”. De nuevo un documento del Papa que empieza hablando de alegría, como señalaba no hace mucho el secretario de Estado,(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4