Text Size
Viernes, Mayo 29, 2020
bg articulos

  

La frase del día: 

"Solo el que sirve con amor sabe custodiar"
Papa Francisco

ultimasnoticias

salvadores mentirosos

El Domingo 28 de Noviembre en Misa de 1230, P. Santiago (bienvenido, Padre) en su homilía, hacia un paralelismo entre los salvadores y el estado del bienestar. La crisis económica había demostrado que el estado no podía ser un salvador. El que no estuviera allí puede visitar www.magnificat.tv y recuperarla.

 

 

Una crisis económica como la que estamos viviendo no es fácil de explicar ni se debe a una causa o a una lista corta de causas. Eliminado el dogmatismo o la autodefensa por los errores cometidos, encontramos muchas razones que van desde lo coyuntural a lo cultural y a las raíces éticas de una sociedad pero podemos resumirlas en la explosiva combinación de lo peor del individualismo con lo peor del estatalismo. El afán incontrolado por ganar dinero sin medida y una ocupación de espacios privados por el estado eliminado la motivación y la iniciativa del individuo.

En paralelo, leo un artículo en www.católicosonline.org que hila perfectamente con este tema: Los católicos y las nuevas ideologías, firmado por Monseñor Crepaldi. El tercer eje de una reflexión viene de la caída de las dictaduras comunistas representada por la caída del Muro. Parecía que era el fin de las ideologías estatalistas, primero los fascismos, ahora los comunismos. Era el fin de la historia, tal y como declaraba un memo.

El comunismo es la cara menos amable de un proceso de estatalización de la vida pero el estado del bienestar (con minúsculas) es una cara más amable del mismo fenómeno, como lo es el ecologismo o el cientifismo, la idolología de la diversidad o de género. En todas ellas, se establecen unas materias que se anteponen al individuo. Abrasado un tema, se pasa al siguiente. No creo que en su esencia haya mucha diferencia entre exacerbar una raza o hacerlo con una nación o región. No creo que sea muy diferente luchar para que la clase proletaria elimine las injusticias históricas eliminando a la burguesía opresora o hacerlo por un mundo en el que la población “sostenible” es la que determine un comité o una plataforma que fija, por ejemplo, el número de hijos que un matrimonio puede tener, o si se pueden comer uvas en marzo alegando que el calentamiento global que genera el transporte desde Chile o Sudáfrica es inaceptable solo porque un burgués opresor (vaya, se me ha escapado), se quiere dar el capricho.

Son caras de un fenómeno que quiero llamar subsidiariedad. No en su acepción jurídica ni filosófica. Subsidiariedad en el sentido que el individuo es subsidiario del estado que”…no puede conducir por ti…”, que sabe lo que tú quieres aunque no lo sepas, que prefiere darte el sueldo y no que tu lo ganes, que te otorga derechos, no los protege porque son previos al propio estado. La subsidiariedad es con-causa de la crisis porque de nuevo, olvida que los estados solo destruyen economía, nunca la crean. Porque los estatalistas olvidan que el coste de transformación que necesita un estado para repartir lo que previamente ha recaudado es más alto que el bien que dicen querer hacer.

Pero no es de economía de lo que quería hablar si no remarcar que la subsidiariedad es el fin de la libertad del individuo.

La subsidiariedad de forma sibilina propone seguridad a cambio de libertad. Mantiene las apariencias, las retuerce pero muy pronto niega la libertad. Por un lado, dicen: yo te doy un subsidio de paro, monto unas fiestas fastuosas, convoco miles de plazas de funcionario pero, soy yo quien lo hace. O, yo te prometo un país de mitológico cuyo sentido de ser es una raza/cultura/historia/aspiración diferencial. Es una versión actualizada de pan y circo de los romanos. Futbol y pago por desempleo para todos.

Por otro, te otorga derechos. Qué cosas, éste o aquel parlamento me otorga derechos a mí, que le he nombrado. Deberíamos ser los individuos los que les dictáramos los derechos de los que podían disponer para cada legislatura.

Una vez que el debate sobre los derechos intrínsecos se acaba, empiezan a inventarse nuevos derechos que solo el estado puede garantizar y desde ese punto empiezan a vulnerar los derechos fundamentales. El derecho a la vida es un ejemplo claro. Cuando la sociedad considera el derecho a la vida como algo propio, una vez posado en la conciencia este concepto, el ataque viene realzando otros pseudoderechos que acaba vulnerando el verdadero derecho, por ejemplo, el derecho a la vida se ve agredido por el derecho a abortar, el derecho de los hijos y parientes a acabar con la vida de su familiar cuando se convierte en un estorbo. Todo ello con bellas palabras pero ocultando brutales conceptos que con otra denominación y con otro tempo, habrían sido rechazados. Cuando el individuo es la unidad de medida, cuando somos creaturas de Dios, todo lo demás no es posible.

El estatalismo, el subsidiarismo que es la forma en la que el estado domina al individuo es imposible si todos somos conscientes de que somos hijos de Dios, desde el gobernante hasta el más mínimo e indefenso de los gobernados.

El riesgo opuesto es el individualismo egoísta que puede llevar a la insolidaridad y el salvajismo. De eso, en otro blog, que también tiene tela que cortar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Listado de Blogs Católicos Online - Credo ut intelligam

articulos
Prev Next

Las ideologías dominantes y la Iglesia

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

El reciente acuerdo entre el Partido Socialista, Podemos y Bildu ha hecho saltar(...)

Leer más...

Adaptarse es sucumbir

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Mientras en algunos países los obispos siguen peleando con los respectivos gobiernos por la negativa de estos a permitir las misas con público -los más(...)

Leer más...

El "Synodale Weg" y el irreflexivo plano…

Autor: Pietro DE MARCO, filósofo

Los obispos alemanes parecen no ser conscientes de(...)

Leer más...

No tengáis miedo

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

En la biografía de Benedicto XVI que acaba de publicar -de momento sólo en alemán- Peter Seewald, el Papa emérito afirma que la sociedad(...)

Leer más...

Carta de Benedicto XVI sobre San Juan Pa…

Autor: Benedicto XVI, Papa emérito

El 18 de mayo, se cumplirán 100 años desde que el papa(...)

Leer más...

Carta a un concejal despistado

Autor: Antonio CAÑIZARES, cardenal arzobispo de Valencia

Sr. Concejal, D. Aarón Cano: Siento desmentirle, defender la verdad y decirle que se ha equivocado usted plenamente,(...)

Leer más...

Cristo y Jonás

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

A pesar de estar aún confinados, aunque ya menos que antes, ésta ha sido una semana de noticias con largo recorrido: Sínodo de Alemania,(...)

Leer más...

La ideología de género al servicio del a…

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Acaba de publicarse en Alemania un libro de Peter Seewald titulado «Benedickt XVI.(...)

Leer más...

Sexo, mujeres, poder. Los tres desafíos …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

La pandemia de coronavirus ha hecho que el “camino(...)

Leer más...

Poder y sinodalidad

Autor: Gerhard MÜLLER, prefecto emérito de Doctrina de la Fe

La apostolicidad y la sinodalidad son dos(...)

Leer más...

Tiempo de espiritualidad

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Lo más destacado de la semana, que no lo más importante, ha sido el enfrentamiento entre algunas Conferencias Episcopales y sus respectivos gobiernos sobre(...)

Leer más...

Hombres delicados

Autor: Carlos Andrés GÓMEZ, doctor en Filosofía

De mis años escolares tengo una enorme cantidad(...)

Leer más...

La existencia del infierno

Autor: Pedro TREVIJANO, sacerdote

Uno de los interrogantes de mucha gente es si existe o no el(...)

Leer más...

La desescalada

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Mientras la pandemia está en expansión en algunos países, en otros parece que ya se ha estabilizado e incluso que su incidencia va disminuyendo.(...)

Leer más...

Dios es misericordia

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Era inevitable que, más pronto o más tarde, saltara la polémica de si la pandemia que padecemos es o no un castigo divino. Destacadas(...)

Leer más...

Celibato, Amazonía, Alemania. Vuelve al …

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

En la mañana del domingo de Pascua y en la mañana del lunes de Gloria la revista(...)

Leer más...

La pandemia a la luz del Cántico de Jere…

Autor: Anthelme ADZAKLUI, religioso FM

Desde el acontecimiento salvador de la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, encarnado, muerto y resucitado, la mirada del mundo(...)

Leer más...

Pulmones y corazones

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Nos adentramos en el tiempo(...)

Leer más...

¡Es la Teología, estúpìdos!

Autor: Juan Manuel DE PRADA, escritor

Varios amigos lamentan la cobardía de algún obispacho (contracción de «obispo(...)

Leer más...

Una Semana Santa diferente

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Esta semana han sido dos las noticias más destacadas relacionadas con la(...)

Leer más...

La Pascua del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

“Lo que más deseo afra es celebrar una misa”,(...)

Leer más...

La Semana Santa del cardenal Pell

Autor: Sandro MAGISTER, periodista

Cuando en Roma todavía era de noche, hoy martes 7 de abril el tribunal supremo de Australia(...)

Leer más...

Una Semana Santa única

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Todas las semanas, desde hace años, dedico este comentario a analizar la actualidad de la Iglesia. Esa actualidad sigue centrada en lo que la(...)

Leer más...

El régimen chino y su culpabilidad moral…

Autor: Charles MAUG BO, cardenal arzobispo de Rangún

El viernes pasado, el Papa(...)

Leer más...

Compañeros en la tribulación y también e…

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

El autor del último libro de la Biblia se presenta así: “Yo, Juan, hermano vuestro,(...)

Leer más...

Un Wittenberg a cámara lenta sinodal

Autor: George Weigel, escritor

Como demostró magistralmente Carlos Eire, de la Universidad de(...)

Leer más...

Pedir sin insultar

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

El mundo continúa sometido al imperio del coronavirus que, como un dictador sangriento,(...)

Leer más...

Nada nuevo bajo el sol: La Iglesia, culp…

Autor: Jorge GONZÁLEZ GUADALIX, sacerdote

Siempre es bueno tener a alguien a quien echar la culpa, y(...)

Leer más...

Es más que el coronavirus. Es un cambio …

Autor: Roberto PERTICI, historiador

El texto de Pietro De Marco, como siempre, me(...)

Leer más...

La peste de la banalidad

Autor: Pietro DI MARCO, filósofo

En la coyuntura mundial de la pandemia actual(...)

Leer más...

Coronavirus: La obediencia cristiana a l…

Autor: José María URABURU, sacerdote

La Iglesia Católica, fiel a su historia, ha de librar(...)

Leer más...

Tiempo de oportunidades

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote

Las medidas que los obispos están tomando para evitar que la participación en las distintas actividades de la Iglesia contribuya a la expansión de la(...)

Leer más...

Dios detiene el coronavirus

Autor: Domingo DE ALMOGUERA, escritor

La epidemia del coronavirus supondrá(...)

Leer más...

Agua y cambio climático

Autor: Fernando CHICA, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO

Con el lema «Agua y cambio climático», este 22 de marzo se conmemora(...)

Leer más...

Dios en tiempo de coronavirus

Autor: Santiago MARTÍN, sacerdote FM

Gabriel García Márquez escribió en 1985 “El amor en los tiempos del cólera”, según parece basada en la historia de amor entre sus propios padres. La(...)

Leer más...

El coronavirus desde la Providencia: Lla…

Autor: José GRANADOS, sacerdote

Estos días de Cuaresma releemos la salida de Israel de Egipto,(...)

Leer más...
Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
blog
blog-rojobilbao
 
blog-credo
 
blog-biografia 
blog-Islam
 
 enlaces 

tvonline misadeldiafranciscanosdemarialibroslibresNUEVAWEB-franciscanos-4